Tartar de atún

Esta mañana he limpiado a fondo el baño mientras escuchaba un disco de Kanye West. Pasar el estropajo por el váter mientras escuchas a un rapero millonario en los cascos: sé que hay un chiste fácil ahí que no me acaba de salir. 

Hoy tendría que haber hecho una 10k. Mi padre me contó ayer por teléfono que Martín Fiz, el maratoniano español, ha recomendado en su cuenta de Instagram que se puede correr en casa, en un metro cuadrado, y me hace una demostración, moviendo las piernas y los brazos haciendo como que corre pero sin moverse del sitio. No vamos a desconfiar de Martín Fiz a estas alturas de la vida, pero me permito el lujo de adelantar que no lo voy a intentar, Martín. 

No voy a ser uno de esos runners llorones que vienen a quejarse a Twitter por perder días de entrenamiento, porque sé que todos teníamos planes estos días que ya no vamos a poder hacer. Yo, sin ir más lejos, volvía a mi ciudad natal el Viernes 13 de Marzo a casarme, ni más ni menos. Mi novia ya me advirtió que ella pasaba de casarse en Viernes 13 y al final mira, una pandemia mundial, terminó teniendo razón. En realidad no íbamos a casarnos, solo teníamos cita en el registro civil para abrir el expediente matrimonial, pero creo que se entiende la idea. 

Todos teníamos planes y de repente el futuro es un espacio vacío. Yo quería ir a hacer trekking a Eslovenia en Pascua, luego lo cambié para finales de Mayo aunque me coincidiera con la final de la Champions, y ahora ya no sé si iré nunca. El otro día decían en Twitter que pasará mucho tiempo hasta que podamos volver a hacer turismo, y yo no sé a qué se refieren exactamente con mucho tiempo o con hacer turismo. Ni siquiera sé muy bien quién lo dijo en Twitter, así que no me hagáis mucho caso, pero el tema es que me dejó preocupado. 

Pensando en viajes futuros que igual ya no se hacen, me he acordado de viajes pasados y me he puesto a ordenar fotos de los últimos años en el ordenador. Enseguida he recordado también por qué hacía tanto tiempo que no lo hacía, y es que no hay manera humana de clasificar de manera lógica tanto selfi borroso y foto de tartar de atún. Más tarde me dicen que hay aplicaciones que te lo organizan todo automáticamente y me desmoralizo porque ya he invertido mucho tiempo en hacerlo manualmente y ya he perdido las ganas hasta de ver las fotos. 

Ese ansia que nos ha dado a todos por hacer turismo y estar constantemente viajando, de dónde nos viene. Que me voy de viaje mínimo tres veces al año y aún tengo la sensación de que me pierdo cosas y de que hay que irse más lejos o a subir montañas más altas. Esas preparaciones de viajes tan exhaustivas, que cuando llegas al destino llevas tanto tiempo esperando y te lo has estudiado a un nivel de detalle que ya no te sorprende nada. 

Esta mañana han anunciado también que el periodo de cuarentena se alargará otros 15 días mínimo, lo cual tampoco ha sorprendido ya a nadie.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s