Torpedo Zhodino

Por lo visto hay un humorista en El Hormiguero cuyo chiste estrella estos días es confundir la palabra confinar con la palabra confitar. A mi padre le hace esto muchísima gracia y no para de repetir que estamos confitados en nuestras llamadas telefónicas diarias. Lo repite tanto que yo mismo he estado a punto de hacer el mismo chiste un par de veces en mi vida cotidiana, y sospecho que terminaré haciéndolo. La rabia que dan a veces nuestros padres y lo mucho que nos vamos pareciendo a ellos a medida que pasa el tiempo. Ayer me llevé un periódico al cuarto de baño, no te digo más, que tal y como lo abrí lo tiré al suelo y me enfadé conmigo mismo por cometer semejante ranciofact. Pero qué espero, en realidad, si estoy más cerca de los cincuenta que de los veinte. 

Se anunció esta semana lo de las fases de la desescalada y la vuelta a la nueva normalidad, que mucho me temo, poco se parecerá a la normalidad de hace mes y medio. De entrada, hace mes y medio compraba todos los vegetales en la verdulería de la esquina, como consumidor responsable que soy. Con el confinamiento, he empezado a hacer toda la compra en el supermercado, por aquello de reducir el tiempo de permancencia en el exterior. Hoy he vuelto a la verdulería y he comprobado que el verdulero ha montado una barrera con cajas en la puerta del establecimiento y nos va atendiendo desde ahí. Le comento lo de la barrera de cajas en plan broma y él me responde que la barrera de cajas ya la puso hace un mes, sutil manera de reñirme por no comprarle tomates durante todo este tiempo. Me siento culpable y le compro el doble de fruta de la que en realidad me hace falta, por compensar. 

A la normalidad tendrán ganas también de volver en muchos de los podcasts que escucho, que en uno de ellos la falta de contenidos ha llegado al punto de verse obligados a comentar resultados de la liga bielorrusa. Y ahí estoy yo como fiel oyente, haciéndome fan del Torpedo Zhodino, que va tercero a dos puntos del líder y lleva ya tres partidos sin perder. Esta anécdota ya la he contado otras veces, pero es que me gusta mucho y tiene algo que ver con esto: hace un tiempo viví unos meses en Bélgica y no tenía casi amigos. Uno de los pocos era Michal, un checoslovaco con el que lo único que hacía era ver fútbol. Nos daba igual que fuera la final de la Copa del Rey en España que un partido intrascendente de la liga belga. Al terminar la final de la Champions -el último partido de la temporada en un verano en el que no había ni Eurocopa ni Mundial-, apurando la cerveza, me quedé un poco triste porque pensé que ya no tendríamos nada que hacer juntos y quizás hasta dejáramos de vernos, que los tíos somos un poco así, que si no tenemos algo concreto que hacer, no quedamos. Le pregunté a Michal medio en broma medio en serio que qué íbamos a hacer a partir de ahora, que no había más fútbol hasta Septiembre. Por suerte, mi amigo ya lo tenía todo bajo control porque rápidamente me dijo que no me preocupara, que nos íbamos a seguir viendo porque la Liga Rusa acababa de comenzar. 

Y un poco lo mismo me pregunto yo sobre la nueva normalidad. ¿Dejaremos de hacer las cosas que nos hemos acostumbrado a hacer durante estas semanas? ¿Seguiremos aplaudiendo a las ocho? ¿Abandonaré mi rutina diaria de plancha y sentadillas? ¿Volveré a llamar a mis padres una vez a la semana en lugar de todos los días? Al no estar confitados, digo confinados, igual ya no hay motivo para seguir haciendo todas estas cosas y volvemos a nuestra vertiginosa rutina pre-confi. En fin, preguntas que no tengo tiempo de responder ahora mismo, que empieza el partido de mi Torpedo querido y esa cerveza no se va a beber sola.

Una respuesta a “Torpedo Zhodino

  1. Algún día me he escaqueado de aplaudir… Me sabe mal, pero a veces me da pereza. Salir, mirar de un lado a otro, sonreír a alguna vecina, no saber muy bien cuando dejar de aplaudir… Así que ese día corro las cortinas un poco antes para que no me vea nadie. Pero es inevitable: todo el mundo sabe que estás ahí detrás.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s