17/05/2020: Lo normal

Por poco no escribo nada esta semana, y es que por repetitivo, todo empieza a dar muchísima pereza. Mi novia y yo empezamos el confinamiento marcando en el calendarios los días que pasábamos encerrados, que nos hacía casi ilusión rodear con un circulito los días que pasaban en Marzo, pero ya da pereza hasta esto. Me había propuesto escribir sobre el concepto de Nueva Normalidad pero no sé muy bien cómo afrontarlo. 

Tuiteaba el otro día Ignatius Farray algo así como que si hay Nueva Normalidad, por fuerza tiene que haber Nueva Gilipollez, lo que abre un gran abanico de divertidas posibilidades. Ayer, por ejemplo, dando un paseo que no tengo muy claro si entraba dentro de la legalidad en fase 1, me encontré con una concentración plagada de banderas de España en la que los manifestantes reclamaban con muchas ganas “libertad, libertad”, paradójicamente en un entorno de gran libertad, puesto que nadie les impedía juntarse, moverse, protestar e incluso llamar asesino al Presidente del Gobierno. Luego llegó la policía nacional, que se llevó una fenomenal ovación, produciéndose el momento tierno del día. Pero que no me liéis, que esto no son columnas políticas. 

Un poco gilipollas sí me siento cuando salgo de casa con la mascarilla, los cascos y las gafas de sol puestas a la vez, que pocos orificios corporales me quedan ya por sellar. A menudo me hago un lío y se me enredan los cables de los cascos con las gomas de la mascarilla, creándose nudos marineros en mi cara que no habría sido capaz de hacer a propósito. Del tema de las gafas no hablo porque ya está muy manido, pero tengo verdadero interés en saber qué mecanismo físico hace que se te empañen si el aire de la nariz sale hacia abajo. Otra duda como usuario de mascarillas, ésta ya para otro día: ¿si estornudo me la tengo que retirar o he de comerme yo solito todo el asunto ahí dentro? Disculpad lo guarro del asunto, pero es un tema que está ahí y habrá que hablarlo. 

Normal es ya dar vueltas buscando una terraza y volverte a casa sin tomar nada porque al estar todas al 30% no hay ni un solo sitio libre. Normal es ya tomarte entonces la cerveza en casa y ponerte pedo enseguida, que tampoco nos viene mal, por otra parte. Normal es hacer cola en el súper y que la de atrás proteste porque han dejado entrar antes a una señora de 79 años. Normal veremos pronto también que se celebren goles como lo hizo Haaland ayer, haciendo un bailecito en el córner de un campo vacío con sus compañeros mirándolo a tres metros. 

Pues eso, que muchas cosas que antes eran normales dejarán de serlo. Leía antes en el periódico que los vuelos del mes de Abril de este año se han reducido en un 99% en comparación al mismo mes del año pasado, y ojo con eso. Decían también que cuando podamos volver a volar, dejarán las filas centrales vacías y no se permitirá el reparto de revistas o alimentos durante vuelos cortos. A lo mejor la nueva normalidad es que Ryanair deje de agobiarte con el rasca y gana, y en ese caso habremos salido ganando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s